…. con historia…

…….lo decía mi tío José María…….

la coplilla premonitoria de Fabrilo decía:

¡Ay, Fabrilo!
¡Ay, Fabrilo!
No te vayas a morir,
que las niñas de Valencia
llevarán luto por ti.

………….. nacido en el barrio de Ruzafa (Valencia) en 1866 y muerto a causa de una cogida en su ciudad natal en 1887, este matador de toros gozó de cierta fama en las postrimerías del siglo XIX. Tras sus muchos triunfos como novillero y con gran pasión por los novillos albaceteños de D. Higinio Flores, ganadería localizada en Peñascosa (Albacete), tomó la alternativa en Valencia en 1888 de manos de Antonio Carmona (´El Gordito´) confirmando su alternativa en Madrid un año más tarde siendo su padrino Salvador Sánchez Povedano (´Frascuelo´) y actuando como testigo el diestro guipuzcoano Luis Mazzantini. Tal fue su valentía y arrojo, que en Valencia se acuñó la frase ”te mes collons que Fabrilo”.

El 27 de mayo de 1887, toreando en Valencia junto al espada sevillano Antonio Reverte, al disponerse a banderillear al toro ´Lengüeto´, sufrió una aparatosa cogida muriendo a los tres días siguientes.

“”Una luz tenue se cuela por la ventana. La habitación se ilumina con los primeros rayos de sol. Los objetos comienzan a hacerse presentes. Sobre una silla, un traje de torear. Una vez más espera la hora de ser vestido. Es domingo, 30 de abril de 1899. Por la tarde habrá toros en Valencia. Novillada de lujo para Paco Aparici, apodado Fabrilo y Carlos Gash Finito, quienes se enfrentarán con un cuajado encierro de la ganadería de Pablo Romero.

Paco Fabrilo está inquieto. Los nervios y la responsabilidad de actuar ante sus paisanos hacen que no esté tranquilo. Trata de que el tiempo se consuma de forma rápida hasta que llegue la hora de enfundarse el traje grana y oro que aguarda sin vida sobre una silla. Muchos son los recuerdos que vienen a su mente al mirar aquel vestido de torear. La casa familiar, donde descansa y donde se vestirá de torero, está tremendamente silente. Es tarde de toros, de gloria, o de muerte. Sus salones fueron revestidos de luto, en forma de paños negros, cuando apenas dos años antes, fue velado el cuerpo sin vida del primer Fabrilo””. (Taurologia.com)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.