10ª de abono en Albacete

………. ya lo decía mi tío José María.- “ ……no solo hay que torear, también hay ser torero en el paseillo…!!!!

y, así es, todas las tardes sin faltar una, el Pimpi ha realizado todas las tardes el paseíllo. Del brazo de su hijo y por delante de su cuadrilla todas las tardes ha realizado su paseíllo hasta presentar sus respetos a la presidencia.  

Bombonero el primero de la tarde, un cárdeno bragado de 537 kilos, nacido en noviembre de 2016 y herrado con el número 94 en los costados, que fue ovacionado de salida

Algo disperso de salida, el albaserrada no ayudó ni con el capote ni en las banderillas, viendo, eso sí, como se empleó con fuerza en el varilarguero en el caballo.

El segundo de la tarde, Bolaerense, cárdeno de capa, herrado con el 20 en los costillares, nacido en enero de 2017 y de 493 kg de peso.

Volvió de nuevo Serrano a agradar con el capote como ya hiciera ayer, dejando buenos y emocionantes lances con el percal antes de que los varilargueros asomaran sobre sus cabalgaduras por la puerta del patio de cuadrillas.

Melcochurro fue el tercero de la tarde, también cárdeno, nacido en enero de 2017, herrado con el nº 81 y de 463 kg de peso. Peleó con el caballo y se llevó el que puede haber sido el puyazo de la Feria, obra de un Agustín Moreno que estuvo muy firme sobre el caballo y que picó donde mandan los cánones y en su justa dosis y medida.

El cuarto de nombre ‘Playero’, negro entrepelado, nacido en diciembre de 2016, herrado con el número 40 y de 595 kg, el de más de todo el encierro, largo y hondo.No hubo en esta ocasión turno para el lucimiento con el capote de Sergio Serrano, pero lo que sí hubo fue de nuevo un buen tercio de varas, estando más que claro que el mejor puyazo de la Feria saldrá de esta corrida, porque mientras en las anteriores hubo más pinchazos que puyazos, en la de hoy sí que hubo pelea en el caballo de verdad.

Hebillito fue el quinto de la tarde, un ejemplar negro entrepelado de 501 kg de peso, nacido en marzo de 2017 y herrado con el número 51.

Hubo pelea en varas como toda la tarde y efectividad sin destacar en banderillas, dejando todo en manos de un Rubén Pinar que brindó al público y que a base de machacona insistencia pudo sacar algo de provecho del toro, que se quedaba corto y a media embestida y que llevaba claro peligro cada vez que tomaba los engaños.

El último toro de la tarde y de la Feria fue ‘Portero’, un cárdeno de  522 kg, nacido en enero de 2017 y herrado con el número 31. Con tremenda expectación por si finalmente saldría a tiempo Sergio Serrano de la enfermería apareció el torero por la puerta del patio de caballos y los tendidos le brindaron una sonora ovación. Esperó Sergio a que su compañero se tapase para así evitar confusiones en las ovaciones.

Sergio Serrano volvió a irse a portagayola a pesar del varetazo que llevaba en el muslo izquierdo y de nuevo se vio en serios problemas,  ya que el toro lo arrolló y pudo haberle dado alguna cornada. El astado lo tuvo a merced provocando  momentos de tensión. Hubo pelea en varas como el toda la corrida y además lucimiento en banderillas, saludando montera en mano los subalternos de Sergio Serrano tras su buen hacer.

Brindó el torero de Albacete a Rubén Pinar y trató de dar horma a su oponente debido a la brusquedad con la que este llegaba al encuentro con la muleta, pero fue imposible someterlo ni lo más mínimo debido al fuerte carácter y malas intenciones del cornúpeta. 

En resumen.-

Rubén Pinar: en su primero dos pinchazos y estocada caída (saludos); en su segundo pinchazo y estocada algo delantera y desprendida (oreja); en su tercero estocada caída (oreja).

Sergio Serrano: en su primero cinco pinchazos y un descabello (saludos); en su segundo estocada trasera y caída (dos orejas); en su tercero media estocada trasera y tendida (saludos).

Toros de Victorino Martín, desiguales, bien presentados, serios, cumplidores en los caballos, y encastados.

Última de abono con menos de tres cuartos de aforo en la plaza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.