XXX Festival Taurino a beneficio del «Cotolengo»

                           Faltaron las moscas, pese a la apariencia de sol y luz, ya que el calor y la voluntad lo pusieron el público y los protagonistas ante este frio y ventoso sábado. A las 12 horas se celebró el XXX Festival Taurino a beneficio del “Cotolengo”, tanto Andrés Palacios, Miguel Tendero, Sergio Serrano, Pedro Marín, Diego Carretero y Alejandro Peñaranda se enfrentaron a toros de Las Ramblas, AL Flores, El Retamar, Sancho Dávila, Criado Holgado, Los Chospes y Sonia González.

Antes del comienzo del festejo se hizo entrega de un ramo de flores a la Hermana Superiora del Cotolengo, quién posó junto a Vicente Casañ, alcalde de Albacete, junto a los toreros del cartel y ‘El Pimpi’ (no nuevo en estas lides). En recuerdo del Maestro Damaso dos claveles dejaron en el centro del ruedo, quién tanto hizo por una institución como es el Cotolengo.

Abrió plaza Andrés Palacios con un ejemplar de Las Ramblas corto en la embestida y huidizo en los encuentros. Estuvo siempre Palacios muy asentado en la cara del animal con notable muestra de mansedumbre y sin recorrido.

Sonó la música en la Plaza de Toros de Albacete y el propio Andrés Palacios pidió callar a la banda. Trastabilló al de Las Ramblas con un pinchazo y una estocada, suficientes para mandarlo al desolladero, reconociendo el público la entrega de Andrés Palacios con una sonora ovación.

Miguel Tendero, un ejemplar del hierro de AL Flores, sin celo en la embestida y suelto de cada muletazo buscando las tablas. Pinchó Miguel Tendero en dos ocasiones y matando a la tercera, recibiendo una ovación tras el arrastre.

Sergio Serrano con el tercero de la mañana de El Retamar, toro frío y muy correoso, resultando complicado que se fijara en los engaños. Con movilidad y dando tiempo y distancias Sergio Serrano consiguió meterlo en la franela, dejando lances de bella factura y cuajando una faena que hizo disfrutar al público y al propio Serrano. Despacio y haciendo las cosas con mucho saber, Sergio Serrano fue dando en cada momento al de El Retamar lo que este reclamaba y acompañando su embestida dejó una profunda estocada que fue suficiente para mandar al desolladero al toro, cortando Serrano dos orejas.

Pedro Marín tras una larga cambiada de rodillas en los terrenos del tendido recibió al de Sancho Dávila, quien tras el trasteo de rigor, se echó la muleta a la mano izquierda, donde aprovecho las pocas condiciones estando muy digno por encima del animal. Media estocada y un descabello fueron suficientes para mandar el toro al desolladero, paseó una oreja.

El quinto de la tarde, de la ganadería de Criado Holgado, fue para Diego Carretero haciendo las cosas muy despacio e intentando que el toro no tocase la muleta, Diego centró su faena en la mano derecha de menos a más y consiguiendo que el de Criado Holgado hasta repitiera en la muleta. Tras un pinchazo, media estocada y un descabello, Carretero mandó al toro al desolladero consiguiendo una oreja.

Cerró plaza Alejandro Peñaranda, quién recibiendo a un ejemplar de Los Chospes con soltura en el capote. El novillo fue de menos a más y perdiendo fuerza conforme avanzaba la faena, quedándose cada vez más corto y complicando paso a paso el hecho de estar delante de él. De una estocada algo delantera cayó el animal tras alargarse demasiado el hecho de doblar, el respetable pidió un trofeo y una oreja paseó el alumno de la Escuela Taurina de Albacete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *