El Club de Abonados en Valencia

¡¡…… ya lo decía mi tío José Maria….. para las buenas innovaciones el mejor Luis Miguel Dominguín…..

Y, es así, es buen torero pero para presentarse con un capote de estas trazas, ensedado que no engomado, sin una buena definición de color, azul cobalto al azul ártico en la «contracapa», Antonio Ferrera hizo el paseíllo como buen principiante y a expensas de las críticas, “sea bueno o malo pero que hablen de uno”. Tras ello solo resaltó su propia presencia.

Luque con su buen hacer, como siempre, un buen trabajador y el público se lo agradeció. Único reflejo, con sus cruces de pitón a pitón y ganas de agradar a un público deseoso de ver obra.

Román con ganas de agradar pero sin suerte. Se le notó como ha estado castigado por los astados y dejó pasar a su segundo, fue el toro quien toreo en sus terrenos.

Y, los victorinos, dejaron mucho que desear, a excepción del sexto. Blandos, falta de picante y, pena, devolución a los corrales.

El Club de Abonados disfrutó más del día en general que de la tarde plomiza de festejo, la verdad es que se esperaba algo más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.