Albacete, novena de abono, Manzanares, estética, empaque, elegancia………. y medio toro.

 

ponce_manzanares_lorenzo feria toros albacete

Albacete, 16 de Septiembre de 2016, novena de abono, casi lleno, vienen las “figuras”, baile de corrales. Toros, cuatro de Núñez del Cuvillo y dos que remiendan la corrida de Juan Pedro Domecq, justos  en todo, presentación, fuerza, emoción, etc…., alguno anovillado. La vuelta al ruedo al segundo de la tarde no fue compartida por buena parte de la plaza.

Enrique Ponce, repetía en la feria con una corrida mas agradable que la de su primera actuación, y tan agradable fue, que su primero, un remiendo de Juan Pedro, no le dio opciones, falto de fuerza y emoción, a pesar su habitual insistencia en tratar de sobar al toro, la faena no cogió nivel.

En su segundo, del hierro titular, con algo más de motor, faena típica del toreo valenciano, con sus distancias y sus alturas, faena larga, porfió con él y el público se lo reconoció, después de pinchazo y estocada, se pidió la oreja que el presidente no concedió.

José María Manzanares, con el mejor lote de la tarde llenó la

manazanares feria toros albacete

plaza de torería. En su primero, el toro que más largo embistió, pronto empezó a rezumar elegancia con un quite por chicuelinas, con la muleta, algunas fases a cámara lenta, elegancia, estética, empaque, toreo caro por ambos pitones, la plaza se volcó, después de una estocada caída, dos orejas que parecen excesivas.

En su segundo, un toro que parecía más incierto, pronto lo metió en la canasta y con muletazos componiendo la figura como sólo el sabe, de nuevo hizo rugir la plaza, de nuevo al igual que en su primero, elegancia, estética, empaque… y tras una estocada recibiendo, fulminó al toro y dos orejas.

Álvaro Lorenzo, debutaba como matador en nuestra plaza, y en primer lugar se encontró con un remiendo de Juan Pedro, toro noble, pero muy blando, sin trasmitir, con la embestida cansina, el torero se acopló, lo templó y tras una faena larga y media estocada, cortó una oreja.

En su segundo, poco pudo hacer, el toro no tenía nada y después de intentarlo sin lucimiento, despachó al toro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *