8ª de abono en Albacete

………. ya lo decía mi tío José María.- “ …los verdaderos grandes, son los de ánimo grande…!!!!

y, así es, el ánimo que tenía “El Moli” sobrepasó tanto a sus oponentes como a sus compañeros de cartel.

Abrió plaza Emperador, el toro de la alternativa, un astado de 512 kg, nacido en diciembre de 2016, de capa negra y herrado con el número 52 .

Había que cuidarlo y mimarlo para que llegase entero a la muleta, sin hacer ni un extraño, el de Daniel pasó sin pena ni gloria por el coso albaceteño, sin hacer ni un extraño a su lidiador.

Relímpio fue el segundo de la tarde, también de Daniel Ruiz al igual que el resto de la corrida, herrado con el número 96 en los costados, nacido en junio de 2017, de capa negra y con 564 kg, aunque su paso fue efímero, ya que fue devuelto a los corrales por inválido.

Salió como sobrero Malagueño, de 575 kilos, también de Daniel Ruiz, nacido en noviembre de 2016, tostado chorreado de capa y herrado con el nº 50. Sin hacer ni un extraño, pasó por la muleta del Juli sin pena ni gloria

Duque, tercero de la tarde, nacido en julio de 2017, de 481 kg y herrado con el 41 en los costillares.

Fue silbado de salida el de Daniel por su escasa caja y su falta de kilos, ya que el astado era un novillo más que un toro y por todos es sabido el trapío que esta plaza demanda. O demandaba. Pausa, serenidad, temple, torería y buen hacer fueron los ingredientes que en el tercero de la tarde puso Roca Rey sobre el albero, donde conectó en clara sintonía con los tendidos y donde volvió a demostrar porqué es, ahora mismo, el lider.

Rebujino fue el cuarto de la tarde y segundo del lote de El Juli, un toro negro de 503 kilos de peso, nacido en octubre de 2016 y herrado con el número 48.

El quinto de la tarde fue Artesano, tostado chorreado de capa, herrado con el 74 en los costillares, nacido en noviembre de 2016 y de 479 kg, el más pequeño del encierro.

Con trazas de anovillado como el otro toro del lote de Roca Rey,  Artesano también recibió lo mínimo en varas y apenas hubo pelea, pidiendo Roca Rey el cambio de turno apenas la puya le tocó la piel.

Cerró plaza Cartero, segundo del lote del toricantano José Fernando Molina, un ejemplar negro mulato de 515 kilos de peso, herrado con el número 6 y nacido en octubre de 2017.

Poco más dieron los de la “tierra colorá”, entrar–salir, pasar y sin esa emoción que todos queremos tener cuando se entregan juego del “poder a poder”.

En resumen.-

El Juli: en su primero estocada trasera y atravesada (palmas); en su segundo pinchazo y estocada trasera y atravesada (oreja).

Roca Rey: en su primero bajonazo (dos orejas); en su segundo pinchazo descabello (saludos).

José Fernando Molina, que tomó la alternativa: en su primero estocada muy baja y atravesada (oreja); en su segundo estocada corta, desprendida y atravesada , un montón de descabellos (saludos).

Toros de Daniel Ruiz (el 2º como sobrero), justos de presentación, “sospechosos” de pitones, mansos, nobles, blandos y muy justos de casta.

Octava de abono, lleno de no hay billetes, ni asientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.